Madriu SICAV ha sumado un +3,73% en el mes de octubre, un retorno positivo y ligeramente superior al obtenido por el índice de referencia MSCI World NR EUR, que ha subido un +3,40% en el mismo periodo.

Este mes debemos en primer lugar explicar un cambio reciente que afecta a la SICAV. La sociedad Fortior Capital EAFI, de la que Carles Figueras es accionista y responsable de inversiones, pasa a asesorar a GVC Gaesco Gestión en exclusiva sobre Madriu All Cap Equity SICAV. Por lo demás la estructura no sufre ningún cambio. GVC Gaesco Gestión seguirá ejerciendo como sociedad gestora y BNP Paribas como depositaria, y el resto de condiciones se mantienen inalteradas.

En cuanto a cambios en cartera se ha producido una nueva incorporación y dos salidas. La incorporación ha sido Fortescue Metals Group, una compañía dedicada a la extracción y comercialización de mineral de hierro, que cuenta con una de las mayores reservas del mineral en Pilbara, Australia. Las dos salidas han sido Best Buy y Wizz Air.

Habíamos expuesto con anterioridad porque veíamos en Wizz Air un caso casi perfecto de lo que creíamos era una gran oportunidad:

Wizz Air es una operadora de vuelos low cost, líder en el centro y este de Europa. La compañía recoge muchas de las características que nos gustan, tales como una valoración atractiva, un balance fuerte con mucha caja y crecimiento. A menudo, para encontrar una oportunidad, debemos buscar allí donde otros no están dispuestos a hacerlo. En este caso, fijarse en una compañía suiza, que cotiza en la bolsa de Londres y que opera principalmente en Europa del Este no es evidente. Una estructura accionarial algo complicada, y los típicos “peros” de la industria (tales como la elevada ciclicidad o la alta intensidad en capital) se suman a un escepticismo inicial. Ahora bien, las cifras hablan por si solas. El número de pasajeros está creciendo a un ritmo del 18%, la acción cotiza a unas 9 veces beneficios del próximo año y hoy en día es la segunda compañía más competitiva en costes de toda Europa (sólo por detrás de Ryanair, que por cierto cotiza a 12 veces los beneficios del año próximo, con menor crecimiento, aunque no parece nada cara). Creemos que el mercado irá reconociendo el valor del negocio subyacente, y nosotros como accionistas deberíamos beneficiarnos de ello.  (Octubre 2016)

Ahora, un año más tarde y después de que el mercado haya reconocido el valor que creemos tiene la compañía, hemos vendido nuestras últimas acciones. Eso sí, debemos recordar que en su día la oportunidad nos llegó gracias a cierta mezcla de escepticismo y pesimismo en el mercado, ingredientes que combinados con la paciencia pueden dar grandes resultados a largo plazo.