Madriu SICAV sumó un +0,28% en el mes de enero, un retorno positivo pero inferior al obtenido por el índice de referencia MSCI World NR EUR, que ha subido un +1,48% en el mismo periodo.

Empezamos el año 2018 con algo que no vimos el año pasado: volatilidad. En momentos como los vividos los primeros días de febrero es cuando más debemos tener presente que nuestras emociones son uno de nuestros mayores enemigos. Conservar la calma, ser racionales y mantener la cabeza fría nos permitirá aprovecharnos de los vaivenes del mercado, pues la volatilidad debe ser siempre un activo, nunca una carga sobre nosotros.

Este mes destacaríamos las compras de Momo y Hi Crush Partners. La primera es una red social china que creemos estamos comprando con un descuento significativo respecto a su valor intrínseco, aunque el corto histórico del negocio dificulta sin duda nuestra tarea. Hi Crush Partners es en cambio una empresa americana que produce y distribuye arena monocristalina de alta calidad, que se utiliza para mejorar los niveles de recuperación de hidrocarburos en pozos de petróleo y de gas natural. Esta arena ha ganado progresivamente importancia a la vez que se ha popularizado la técnica del fracking en Estados Unidos.

Recientemente hemos conocido la noticia del fallecimiento de Ingvar Kamprad, el que fue fundador de Ikea. Y después de leer algunos artículos sobre él, hemos visto algunos paralelismos con otros grandes como Warren Buffett (CEO de Berkshire Hathaway) o Jeff Bezos (CEO de Amazon), y hemos pensado que quizás salir de lo estrictamente financiero por una ocasión valga la pena.

Más allá de lo obvio (los tres han formado parte de las listas de personas más ricas del mundo en Forbes), y obviando algunos aspectos de sus vidas para centrarnos exclusivamente en los aspectos positivos, encontramos algunas características que nos han llamado la atención:

– Una empresa, un único proyecto

Creemos que en cada caso la empresa ha sido algo más que una simple sociedad, para convertirlo en un proyecto personal vital donde volcar todas sus energías. No se trata sólo de ganar dinero. Y en todos los casos el negocio representa la mayor parte de su riqueza: no diversifican.

– Inicios humildes

Los respectivos inicios en el mercado laboral fueron humildes, con W. Buffett repartiendo periódicos, Kamprad vendiendo mecheros y bolígrafos y Bezos ayudando a su abuelo en el rancho los veranos. La cultura del esfuerzo fue anterior a los grandes éxitos posteriores.

– Viviendo por debajo de sus posibilidades

Los tres casos han vivido por debajo de lo que uno podría esperar si se tiene en cuenta su capacidad económica. Encuentro fascinante como en el documental reciente de HBO aparece W. Buffett recogiendo el desayuno en el McDonald’s, pero no es menos sorprendente que Kamprad condujera un viejo Volvo y viajara en transporte público, o que Bezos tuviese una puerta como mesa de escritorio en el 1999 (cuando su fortuna ya era de varios miles de millones de dólares). Esta filosofía ha trascendido también en mayor o menor medida a sus respectivos negocios.

– Un enfoque original

Buffett aprendió con Graham a invertir comprando barato, pero más tarde descubrió las bondades de un enfoque de calidad al invertir. Kamprad ofreció muebles con un diseño atractivo a un precio muy competitivo. Bezos descubrió antes que nadie el potencial de internet y el valor de poder ofrecer al cliente aquello que él necesita. Aportaron en todos los casos algo que no existía antes.

– Otros valores en común

La humildad mostrada en ocasiones, su pasión por el trabajo, un pensamiento independiente que les permite ver los que los demás no vemos y una visión a largo plazo son otras características comunes que les diferencian.

Siempre habrá algo que podamos aprender de los grandes emprendedores, más allá de las finanzas.