Madriu SICAV ha sumado un +1,24% durante el mes de agosto, un retorno positivo y superior al obtenido por el índice de referencia MSCI World NR EUR, que ha caído un -0,69%.

De nuevo un mes con buenos resultados, soportados por la buena evolución de acciones como Plus500 o Lonking Holdings, que han sumado +44,77% i +21,96% respectivamente, después de presentar buenos resultados y perspectivas favorables.

Hemos aprovechado los niveles actuales para recoger beneficios en Wizz Air, Stamps.com y la misma Plus500, aunque seguimos manteniendo en todos los casos las compañías en cartera. Sí que hemos vendido la totalidad de acciones de Michael Kors, después de que publicara buenos resultados, ya que persisten muchas incertidumbres en el horizonte.

Hemos vuelto a comprar acciones de RAK Petroleum, la sociedad holding con una participación de más de un 40% de DNO ASA, exploradora y productora de petróleo que tenemos en cartera y que hemos vendido parcialmente para dar entrada a la primera.

Y por último, hemos incorporado Micron Technology. Hace algunos meses que no explicamos la tesis de inversión de una compañía, y dado que es nuestro día a día, hemos creído oportuno hacerlo.

Micron Technology es una compañía estadounidense que opera en el subsector de los semiconductores, sobre todo fabricando chips de memoria DRAM (64% de las ventas) y NAND (31% de las ventas).

La memoria DRAM pierde los datos una vez deja de recibir corriente (se categoriza como volátil) y se guardan normalmente datos de forma más o menos temporal. La memoria NAND por el otro lado sirve para almacenar datos de forma más o menos permanente, pues no requiere de corriente para mantener los datos. La DRAM actualmente se utiliza en multitud de aparatos de consumo electrónico (ordenadores, móviles, tablets, etc), pero también en servidores, con un rol cada vez más importante debido al crecimiento del modelo “cloud”. La NAND se utiliza para unidades de estado sólido (SSD en inglés), para móviles o centros de datos.

La necesidad de almacenaje de datos es creciente, ya que cada vez se aplica a más y más usos.  Además, debemos añadir que el mercado de chips de memoria es altamente competitivo, con un producto poco diferenciado y sujeto a fuertes oscilaciones cíclicas. El desarrollo tecnológico favorece una dura competencia para reducir el coste por byte y ser más competitivo que los demás. Y todo lo anterior con una demanda continuamente cambiante (los PCs suponían un 70% de la demanda DRAM hace 10 años, actualmente suponen el 20%; ¿dónde estaba el concepto “cloud” hace 10 años?). La industria es intensiva en capital y en I+D, pues hace falta invertir recursos considerables para mantener la competitividad.

Actualmente, y generalizando un poco, la situación del mercado es de exceso de demanda, sobre todo provocada por el crecimiento de los centros de datos “cloud”, pero también por una moderación de la oferta después del reciente ajuste de ciclo (2014-2016). Los precios actualmente están al alza, lo que creemos que actualmente será ajustado con un incremento de la oferta o una reducción de la demanda (que de momento no llega). El estado natural del mercado es uno donde los precios de las memorias caen.

El mercado de DRAM es oligopolístico, con tres empresas que prácticamente se reparten el mercado (Samsung, Hynix y Micron). Creemos que gracias a la experiencia aún reciente de la crisis del 2014-2016, las empresas tendrán más reticencias a incrementar la capacidad para ganar cuota de mercado, lo que puede favorecer precios más altos durante más tiempo.

En NAND, los últimos años la empresa ha desarrollado el 3D NAND más pequeño de la industria (una variante de la memoria NAND), lo que le proporciona una ventaja competitiva en coste. La mayor parte de la competencia aún se encuentra haciendo la transición hacia esta nueva memoria, lo que dificulta incrementar la capacidad (que reduciría precios). Por lo tanto, a corto plazo el diferencial entre el precio de venta y el coste de producción se debería de mantener o incluso ampliar. Y además la transición debería favorecer un incremento de cuota de mercado de Micron en este segmento.

La reducción del ritmo de mejora del rendimiento de las nuevas CPUs (unidades de procesamiento) está llevando a centrar la atención a la memoria como medio para incrementar el rendimiento de los sistemas. Esto puede suponer un cambio estructural que el mercado hoy no tiene en cuenta.

Si intentamos resumir nuestra visión, el mercado hoy se muestra escéptico y cree que debe producirse un ajuste cíclico (PER esperado 2018: 5,3x). En gran parte estamos de acuerdo, pero no vemos que se deba producir de inmediato, ni que el mercado este valorando adecuadamente el potencial de ganancias normalizado de la empresa. La fuerte generación de caja, el potencial crecimiento para nueva necesidades futuras y una valoración razonable juegan a nuestro favor.