Madriu SICAV ha caído un -1,43% durante el mes de marzo, un retorno negativo, aunque superior al obtenido por el índice MSCI World NR EUR, que ha perdido un -2,99% en el mismo periodo.

El mes pasado avanzamos nuestra intención de realizar mejoras en el proceso de inversión. Posteriormente, y en la medida de lo posible, hemos explicado personalmente los cambios a todos los inversores de la SICAV y a los que nos habéis pedido los detalles. A pesar de ello, creemos oportuno insistir y explicar las novedades de nuevo, aprovechando la carta mensual, para que el mensaje pueda llegar a todo el que pueda estar interesado.

Nuestro proceso siempre ha querido explotar las ineficiencias que ofrece el mercado, ya que a menudo el precio de las acciones no refleja los fundamentales subyacentes. Identificar y comprar compañías que coticen con un descuento significativo ha sido el eje principal de nuestras acciones, y siempre nos hemos diferenciado por tener una interpretación particular, que favorecía por ejemplo los catalizadores o que hacía que tuviéramos una rotación alta respecto al típico fondo de sesgo value.

Al explicar nuestra metodología siempre hemos distinguido tres fases. La primera consistía en un screening cuantitativo, que buscaba oportunidades alrededor del mundo que cumplieran los criterios de valoración, rentabilidad sobre el capital, balance y crecimiento que buscábamos. La segunda fase era cualitativa, donde una vez filtrado el universo inicial, se procedía a hacer un análisis en detalle de los fundamentales y una valoración del negocio, para decidir si la posición entraba en la cartera y con qué grado de convicción. La última fase consistía en una construcción de la cartera sistematizada, donde a partir de los inputs obtenidos en las fases anteriores un algoritmo asignaba el peso de cada acción. La implementación final era manual.

Podemos intentar resumir la evolución que soportará el proceso de inversión en los siguientes puntos:

1) Proceso puramente sistemático

Tal y como hemos explicado antes, la primera fase (generación de ideas) y la tercera (construcción de la cartera), ya estaban sistematizadas. Después existía intervención humana para decidir que empresas pasaban a formar parte de la cartera. Todo el proceso se substituye por un modelo puramente cuantitativo, que pasa a operar con factores. La sistematización de las decisiones y la tecnología actual nos permiten explotar las oportunidades de un modo que resultará en decisiones más consistentes y robustas en el largo plazo. La intervención humana queda reducida al diseño del modelo cuantitativo y a la implementación final.

2) Incorporación del concepto momentum

A los criterios que nos acompañaban al hacer la selección de compañías (valoración, rentabilidad sobre el capital, balance y crecimiento), añadimos momentum. Aunque la evidencia empírica y el research hace tiempo que nos decían que las empresas que recientemente lo han hecho bien seguirán haciéndolo bien, habíamos tenido una cierta resistencia a incorporar el concepto en el proceso. Creemos que nuestros sesgos y emociones dificultaban previamente aprovechar este efecto, pero al migrar hacía un proceso sistemático nos hemos permitido incorporarlo.

3) Construcción de la cartera

Geográficamente la cartera tendrá el 40% de sus inversiones en Europa, un 40% en América y un 20% en Asia. Nuestra intención es que a medio plazo cada región contribuya de forma similar a la cartera, con el objetivo de tener una composición agnóstica pero estable. La cartera subyacente a nivel de compañías será equiponderada cuando se hagan los rebalanceos, pero diferencias de comportamiento y otros matices harán que las posiciones sigan teniendo pesos distintos.

4) Mayor diversificación

Cuando se adopta un proceso cuantitativo se favorece la amplitud sobre la profundidad. Un analista fundamental que siga un proceso tradicional nunca podrá explotar con la misma velocidad y alcance los datos fundamentales de las compañías que sí podrá explotar un proceso sistemático, pero en cambio es posible omitir ciertos matices que hoy aún es difícil capturar con la tecnología actual. Por este motivo la cartera final estará más diversificada, pasando de menos de 30 compañías a más de 50.

Una vez repasados los principales ajustes, también queremos aprovechar para hablar de lo que sigue sin cambios:

1) La filosofía de inversión

La SICAV sigue invirtiendo en activos de renta variable de todo el mundo, con un cierto sesgo hacia pequeñas y medianas empresas. Los criterios de valoración, rentabilidad sobre capital, balance y crecimiento seguirán siendo los protagonistas, con un fuerte sesgo value. El universo de inversión sigue estando formado por los principales países desarrollados, donde simplemente se aplicarán sistemáticamente los criterios fundamentales que habíamos aplicado hasta ahora. Seguiremos analizando empresas, y seguiremos sin hacer uso de derivados y manteniendo en todo momento una exposición a la renta variable próxima al 100%. La obsesión de la industria por no distanciarse en exceso del índice (tracking error) seguirá siendo identificada como una fuente de oportunidad, nunca como un criterio de gestión de riesgos.

2) Estructura del vehículo

La SICAV, sus proveedores y características no sufren ningún cambio. La sociedad gestora y la sociedad asesora siguen siendo GVC Gaesco Gestión SGIIC y Fortior Capital EAFI respectivamente. El consejero delegado y presidente de la SICAV sigue siendo Carles Figueras. Las demás condiciones no cambian.

3) Naturaleza del proyecto

Creemos que desde el inicio hemos expuesto ciertos rasgos que son diferenciales del proyecto. El accionista es siempre lo primero y todas las decisiones se toman con el objetivo de maximizar su retorno a largo plazo. Las recientes mejoras del proceso de inversión no son una excepción. El promotor del proyecto sigue invirtiendo la práctica totalidad de su patrimonio financiero en la SICAV y el grado de compromiso con el proyecto sigue al máximo nivel. Convicción, disciplina y compromiso desde el primer día.

No querríamos hacer la carta mucho más larga. Creemos que el nuevo proceso de inversión resultará en una mayor consistencia de resultados, al incrementar la objetividad al tomar decisiones y al ser capaces de aprovechar la amplitud y alcance de las oportunidades que se generan alrededor del mundo. La migración del proceso de inversión se hará progresivamente las próximas semanas. Si alguien tiene interés en conocer en mayor detalle los cambios, cómo funciona modelo o si se quiere aportar alguna sugerencia o comentario, estamos como siempre a vuestra disposición.

PD: Posteriormente a la redacción de la carta hemos hecho también una entrada en el blog que tenemos en Rankia, donde explicamos algunos de los motivos que nos han llevado a tomar la decisión en mayor detalle. Podéis acceder al artículo aquí.