Madriu All Cap Equity SICAV ha registrado una subida del 1,21% en el mes de marzo, un retorno superior al obtenido por el índice MSCI World NR EUR, que se ha revalorizado un +0,40% en el mismo período.

Durante el mes hemos hecho algunos cambios, asumiendo una rotación de la cartera algo superior a la habitual. Entre las acciones que hemos vendido están Peugeot, Savills y Debenhams. Las tres nos acompañaban desde el anuncio del Brexit y ahora, cuando pronto se celebrará el año desde la votación, el tiempo ayuda a ver las cosas con perspectiva. El mundo sigue girando y en dos de los tres casos (Peugeot y Savills) se han producido revalorizaciones significativas (superiores al 65% desde entonces). Hoy parecen lejanas las caídas superiores al 25% que vivimos en estos títulos en pocos días, pero será inevitable que en el futuro debamos convivir de nuevo con períodos de euforia y de pesimismo extremo.

En marzo hemos incorporado también dos compañías nuevas y una vieja conocida: General Motors. Aprovechando las noticias recientes sobre el hecho que Tesla ha superado en bolsa la valoración de Ford, nos ha parecido interesante argumentar nuestra posición y visión al respecto. La distancia que separa la valoración de General Motors y la de Tesla se ha ido reduciendo significativamente por lo que…¡quizás sea la siguiente a ser superada por Tesla!

“La industria del automóvil va a cambiar más en los próximos cinco o diez años de lo que lo ha hecho en los últimos 50”. Así de rotunda se muestra Mary Barra, CEO de General Motors, cuando habla sobre el futuro. No es para menos. La sustitución del motor de combustión por el motor eléctrico, el desarrollo progresivo de la tecnología que permitirá el coche autónomo, la popularización de la economía colaborativa o los importantes cambios en cuanto a las necesidades de conectividad…¡casi nada!

Y en este contexto, y tal y como suele ocurrir habitualmente cuando existen cambios tecnológicos en una industria, aparecen nuevos participantes dispuestos a alterar el status quo. Entre los muchos participantes que están emergiendo encontramos Tesla.

Al hacer una comparativa rápida entre General Motors y Tesla vemos que se trata de casos realmente dispares. General Motors es uno de los mayores participantes a nivel mundial, con ventas superiores a los 10 millones de vehículos al año y con una posición de liderazgo en Estados Unidos, China y América del Sur. Tesla en cambio vende actualmente unos 100.000 vehículos al año, una cifra que queda lejos, muy lejos, pero que crece rápidamente. La primera ha generado en 2016 un flujo de caja libre de 7.000 millones de dólares, la segunda ha “quemado” casi 1.000 millones en el último trimestre de 2016. La primera está activamente recomprando acciones, la segunda ampliando capital una vez más. ¿Cómo es posible que el mercado hoy valore los negocios de modo similar?

La clave está en las expectativas. El mercado pretende anticiparse al futuro e intentará incorporar en el precio de hoy los beneficios futuros. ¿Cómo saber cuando las expectativas son realistas de cuando no lo son? Nadie tiene una respuesta definitiva a esta pregunta, pues no se puede predecir el futuro con total certeza, pero quizás no sea necesaria una respuesta 100% correcta. Con tener una aproximación a veces bastará. Creemos de todos modos que lo importante es cambiar el ángulo y hacerse otra pregunta: ¿Qué expectativas están incorporadas en el precio de hoy? Esta pregunta es más fácil de responder, por lo que si renunciamos a precios que impliquen altas expectativas, tendremos posiblemente un potencial asimétrico a la alza (será más fácil superar las expectativas).

Cuando hoy invertimos en General Motors lo hacemos en un momento de escepticismo generalizado. Las experiencias aún recientes del 2008 han provocado una aversión de los inversores hacia los valores cíclicos, más si cabe en una empresa que literalmente renació. La industria del automóvil seguirá siendo intensiva en capital, y ciertamente no estamos en el momento más bajo del ciclo en ventas. Pero los argumentos a favor son contundentes: la valoración es muy atractiva (PER 5,5x), tiene un dividendo superior al 4%, un equipo directivo de calidad que ha mostrado una actitud favorable hacia el accionista, pero sobretodo creemos que la empresa se está posicionando bien para el futuro. El Chevrolet Bolt es el primer coche eléctrico para el gran público con una autonomía superior a las 200 millas (¡ha llegado al mercado mucho antes que el Model3 de Tesla!), la compra de Cruise Automation les ha proporcionado la tecnología para el coche autónomo, OnStar es la tecnología de conectividad 4G para vehículos más popular en el mundo, y Maven y la participación en Lyft les proporcionan el acceso al “futuro compartido” del automóvil. Y todo esto hoy, no mañana.