La SICAV ha sumado un 5,47% en el mes de noviembre, que compara favorablemente respecto a su índice de referencia MSCI World NR EUR, que ha subido un 4,82%.

Las elecciones en Estados Unidos y Donald Trump han sido los protagonistas del mes, donde de nuevo hemos sido testigos de un resultado inesperado. A pesar de la confusión inicial, la renta variable norte americana ha mostrado un buen comportamiento. El impacto de las políticas del nuevo gobierno está por ver, pero es evidente que de momento el mercado se ha fijado mucho más en los posibles factores positivos (plan de infraestructuras, reducción de impuestos) que en los negativos (tensiones geopolíticas, proteccionismo comercial). El tiempo nos dirá como termina dibujándose todo.

Los anteriores desarrollos han tenido un impacto notable en el comportamiento relativo de algunos sectores, donde el gran triunfador ha sido el sector financiero y el gran perjudicado el sector de consumo básico. Creemos que el mercado había dejado muy expuestos ciertos sectores, que al cotizar con valoraciones muy ajustadas eran sensibles a posibles subidas de tipos. No nos esperábamos una reacción tan agresiva como la que hemos observado finalmente, pero esto debe servirnos de recordatorio: la valoración debe ser lo suficientemente atractiva como para protegernos de futuros eventos a los que no nos podemos anticipar.

Nuestra filosofía no intentará anticiparse a futuras rotaciones sectoriales, ni predecir si Estados Unidos volverá a hacerlo mejor que Europa, o si ganará un partido o el otro. De hecho intentará evitar verse demasiado afectado por cualquiera de los anteriores. La generación de ideas seguirá siendo caso por caso, analizando los fundamentales de cada compañía y el precio al que cotizan, priorizando compañías con un fuerte componente específico sobre el que tengan un control razonable.